"

Me interesa la observación de la mirada propia de la memoria y los sentimientos. En el caso de El libro de la tristeza, la interpretación de un sentimiento humano común como algo concreto, que en lugar de definirnos por completo se presenta en una narrativa -con una motivación e identidad propias- simplemente como una parte existente de uno. Me gusta seguir mi curiosidad sin cuestionarla demasiado. Mientras trabajaba en mi novela gráfica autobiográfica Gay Gigante comencé a pintar en tiempos de descanso un universo de formas y abstracciones coloridas. Lo veía como un ejercicio automático que me daba alegría para contrarrestar los momentos más pesados y abrumadores de estar trabajando con recuerdos personales dolorosos por primera vez. Un año más tarde esta colección de color y forma se transformó espontáneamente en una suerte de alfabeto para poder describir algo tan ambiguo y presente como la tristeza sin temerle ni demonizarla, sino todo lo contrario.

".
Gabriel Ebensperger
Libros Relacionados
Antonia Prata, traducción de Alejandro Zambra e ilustraciones de Talita Hoffmann

Nota para los papás. O los abuelos. O los tíos. O las nanas. O quien sea que esté leyendo este libro: Esta es la historia de Luis y el Cocodrilo. Pero también puede ser la historia de Joaquín y el Cocodrilo, de Lía y el Cocodrilo, de Matías y el Cocodrilo, de Gloria y el […]

Laetitia Le Moine

De la cueva de Lascaux al arte callejero, pasando por las momias, los castillos fortificados, la Mona Lisa, el Impresionismo o la invención del cine: abre los ojos, aquí en El gran inventario del arte.

Belén López Peiró

Sospecha, descrédito, negación, rechazo: a todo eso y mucho más se ven enfrentadas las víctimas de abuso sexual. La justicia, la policía, incluso una parte de la familia duda de lo ocurrido, de que esa vergüenza y dolor sean reales y no producto de la fabulación de una mujer delirante, como lo muestra Por qué […]

Pauline Delabroy-Allard

Contigo, el día siempre empieza con un largo cariño en la montaña. Luego cric crac croc llega el momento del desayuno, De ponerse ropa, de la escuela, y entonces ¡hay que separarse…! Pero rápido nos volvemos a encontrar, el baño, el almuerzo, acostarse. ¡Uf, cómo pasa de rápido el día! Momentos de la vida de […]