"Estos relatos de Isabel Araya ponen en obra los avatares de un cuerpo que va construyendo su singularidad en medio de una sociedad que quisiera dictarle más bien el conformismo de lo uniforme. Cuerpo que goza y padece, humillado –ha debido vérselas con la violencia histórica de Chile–, solitario o enrevesado con otros cuerpos, bailando o en reposo, atraído, hecho a un lado o exigido por el mundo, es el imaginario desbordante que produce ese cuerpo en sus sensaciones y pensamientos lo que atraviesa esta escritura".
Guadalupe Santa Cruz
Libros Relacionados
María José Ferrada y Micaela Chirif (ants.)

Un haiku es como una foto hecha de palabras. ¿Qué se necesita para escribir un haiku? Solo un cuaderno, un lápiz y mucha atención para mirar el mundo que nos rodea.

Eugenio F. Rengifo Lira

Con nostalgia y entusiasmo, sus familiares recuerdan a  José Nicolás Goles Radnic (1917 – 1993) como un hombre brillante. Brillante cuando tocaba el piano o jugaba ajedrez; cuando pintaba o dirigía un coro; cuando componía y relacionaba las matemáticas con sus obras musicales. Con oído musical absoluto desde los cinco años, todo lo quería hacer […]

Patricia Castillo y Alejandra González editoras

“Ahora estoy empezando mi tercer diario del año”, escribeFrancisca Márquez en agosto de 1973, casi un mes antes del Golpe de Estado que instauró la dictadura cívico-militar en Chile. “Antes me duraba un año cada diario. Y ahora como 4 meses cada uno, ya tengo tantos diarios que los estoy guardando, porque a lo mejor cuando grande hago algún libro”. Francisca tiene […]

Elisa Zulueta e ilustraciones de Virginia Donoso

¿Puede una niña morder zapatos, cavar hoyos y comer huesitos? ¿Te gustaría averiguarlo? Acompaña a Olimpia en su peludo y juguetón sueño de ser perrito. …Y a ti, ¿te gustaría ser uno de ellos?