"Enrique Lihn primero fue pintor, por eso se encontró de forma natural con la fotografía y el cine, que a su vez se relacionan con lo que se escapa al lenguaje. Trató de usar el lenguaje verbal precisamente para encontrar eso fugitivo de la imagen. Por otro lado, su mundo siempre gravitó en torno al momento previo a su nacimiento, el siglo XIX, que con su promesa de modernidad le resultaba deslumbrante. Este libro aborda con generosidad y precisión estas dos cuestiones, e ilumina vías de pensar radiantes en todos los sentidos".
Roberto Merino.
Libros Relacionados
Valeria Vargas

Abrumada por una larga cesantía y tras un reciente quiebre amoroso, Laura Naranjo ocupa su tiempo reflexionando sobre las minucias que acontecen a su alrededor. Los pensamientos que le sugieren los ladridos de un perro al amanecer, así como las conjeturas en torno a las vidas de los ancianos de su barrio en Ñuñoa, funcionan […]

Francisca Feuerhake

Mientras sus padres están de vacaciones en Europa, Valentina experimenta la revelación de un mundo por completo desconocido para ella. Es el mundo fracturado y ominoso de los adultos, al que ella se introduce con una inquietante mezcla de curiosidad y desafío. Hija única de un matrimonio chileno de Providencia, la joven protagonista recorrerá durante […]

Hernán Ronsino

El último miembro de una familia de militares –o héroes de la patria– regresa al pueblo en el que vivió hasta mediados de los 80. Cada martes asiste al Club de Jazz, donde establece una comprensible filiación con otros dos solitarios: la cantante Elda Cook y Juan Silverio, un burócrata melancólico que trabaja como locutor […]

Willy Bascuñán

En un piano que su padre compró para la familia, Willy Bascuñán compuso sus primeras canciones. Ya en la preadolescencia, comenzó a forjar intuitivamente el doble fundamento de la técnica y el aprecio por la riqueza de la música latinoamericana. La raíz viva en composiciones de Perú, Argentina, Brasil y, por supuesto, Chile, iba a […]