"Enrique Lihn primero fue pintor, por eso se encontró de forma natural con la fotografía y el cine, que a su vez se relacionan con lo que se escapa al lenguaje. Trató de usar el lenguaje verbal precisamente para encontrar eso fugitivo de la imagen. Por otro lado, su mundo siempre gravitó en torno al momento previo a su nacimiento, el siglo XIX, que con su promesa de modernidad le resultaba deslumbrante. Este libro aborda con generosidad y precisión estas dos cuestiones, e ilumina vías de pensar radiantes en todos los sentidos". Roberto Merino.
Libros Relacionados
Marcelo Mellado

En Monroe, un país imaginario rico en recursos naturales, donde las montañas, bosques y ríos coexisten con zonas desérticas, habitan diversos pueblos cuya sabiduría sobrevive pese a los embates del avance urbano. El atropello sistemático a estas culturas ancestrales por parte de la clase dominante de Ciudad Caníbal, capital administrativa de -Monroe, despierta ánimos de […]

Roberto Arlt

El aburrimiento las tardes de domingo, el ajetreo del centro, los bares donde se reunía el hampa, el matrimonio, las fiestas públicas, la entrañable relación de los cesantes con el cine. La vida entera cabía en las “Aguafuertes Porteñas”, título de las aclamadas columnas que Roberto Arlt publicó desde 1928 hasta un día después de […]

Constanza Gutierrez

En esta primera coedición de Hueders y Montacerdos, presentamos siete cuentos de Constanza Gutiérrez (1990), autora de la celebrada novela Incompetentes (2014), en el que consolida el humor y la perspectiva que encontramos en su anterior trabajo. En estos relatos, Constanza Gutiérrez describe y se entromete en la vida de provincias de Chile. Sin estereotipos […]

Herman Melville Traducción de Roberto Castillo Sandoval e ilustraciones de Sebastián Ilabaca

“Bartleby no es una metáfora del escritor, ni el símbolo de nada. Es un texto violentamente cómico, y lo cómico siempre es literal. Es como una novela corta de Kleist, de Dostoievski, de Kafka o de Beckett, con las que conforma un linaje subterráneo y prestigioso. Solo quiere decir lo que dice, literalmente. Y lo […]