"El autor describe un sistema de enlaces aparentes, constituido por una serie de notas científicas, religiosas y esotéricas que coexisten con el relato biográfico de un extraño obsesionado con rebatir la nada explorando "la creación continua de mundos falsos". Después de la luz narra la crisis ontológica de un sujeto enfrentado al vacío en un mundo saturado de información y desprovisto de sentido. La consistente realidad es prueba refutable para el autor. Labatut escucha una voz: la mente de un hombre que no cabe en un solo universo. ".
Matías Celedóm
"Ante la duda radical el vacío se asoma y el mundo y las cosas que hay en él se disuelven. Después de la luz es un libro de introspección profunda y un océano en el que se percibe la brecha entre las cosas. Ahí, en la orilla del abismo, se detiene un narrador que se dispone ante la nada y aguarda en la oscuridad hasta que luces y formas se materializan detrás de sus párpados. Los párrafos de Labatut son eso, fosfenos elusivos que permiten entrever el concierto de piezas metafísicas en el vacío, la representación remota de lo irrepresentable, la alquimia de las cosas inefables que habitan del otro lado del lenguaje.".
Mike Wilson
Libros Relacionados
María José Ferrada y Micaela Chirif (ants.)

Un haiku es como una foto hecha de palabras. ¿Qué se necesita para escribir un haiku? Solo un cuaderno, un lápiz y mucha atención para mirar el mundo que nos rodea.

Eugenio F. Rengifo Lira

Con nostalgia y entusiasmo, sus familiares recuerdan a  José Nicolás Goles Radnic (1917 – 1993) como un hombre brillante. Brillante cuando tocaba el piano o jugaba ajedrez; cuando pintaba o dirigía un coro; cuando componía y relacionaba las matemáticas con sus obras musicales. Con oído musical absoluto desde los cinco años, todo lo quería hacer […]

Patricia Castillo y Alejandra González editoras

“Ahora estoy empezando mi tercer diario del año”, escribeFrancisca Márquez en agosto de 1973, casi un mes antes del Golpe de Estado que instauró la dictadura cívico-militar en Chile. “Antes me duraba un año cada diario. Y ahora como 4 meses cada uno, ya tengo tantos diarios que los estoy guardando, porque a lo mejor cuando grande hago algún libro”. Francisca tiene […]

Elisa Zulueta e ilustraciones de Virginia Donoso

¿Puede una niña morder zapatos, cavar hoyos y comer huesitos? ¿Te gustaría averiguarlo? Acompaña a Olimpia en su peludo y juguetón sueño de ser perrito. …Y a ti, ¿te gustaría ser uno de ellos?